Entendiendo las Fracturas de la Pierna

Las fracturas en la pierna son lesiones en los huesos de la parte inferior de la pierna. En esta área, tenemos dos huesos principales: la tibia y la peroné. De estos dos, la tibia es el hueso principal que soporta el peso de nuestro cuerpo cuando caminamos.

imagen que representa un hueso fracturado a la altura de la rodilla

¿Por qué se rompen estos huesos?

Las fracturas en la pierna pueden ocurrir debido a diferentes razones:

  • Fuerzas Directas: A veces, un golpe directo, como una caída o un accidente de coche, puede romper estos huesos.
  • Fuerzas Indirectas o Rotativas: En otras ocasiones, una torsión o giro repentino de la pierna puede causar una fractura debido a la presión ejercida sobre los huesos.

La Piel y los Huesos en la Pierna

La piel y el tejido bajo la piel en la parte frontal y interna de la tibia son muy delgados, lo que significa que en muchos casos, cuando la tibia se fractura, la piel también se rompe, causando heridas que pueden verse. Incluso en fracturas sin heridas abiertas, el tejido blando alrededor de los huesos puede resultar dañado. Por otro lado, la tibia generalmente está protegida por tejido blando, excepto en una parte llamada maléolo lateral, que es una parte del tobillo.

imagen de una pierna donde se ven los huesos y los músculos que tenemos
imagen donde se aprecian todos los huesos de las piernas

Conexión entre la Tibia y el Peroné

La tibia y la peroné están conectadas en la parte superior de la pierna. Cuando se fractura la tibia, a menudo la fuerza de la fractura también afecta al peroné debido a cómo están unidas. Estos huesos están estrechamente conectados y desempeñan roles cruciales en el soporte del cuerpo, la estabilidad y el movimiento.

La tibia es el hueso más grande y se ubica en la parte interna de la pierna. Es fundamental para sostener el peso del cuerpo y proporcionar fuerza estructural. Además, la tibia forma parte de la articulación de la rodilla y es crucial para la flexión y extensión de esta articulación.

Por otro lado, el peroné se sitúa en la parte externa de la pierna y es más delgado que la tibia. Aunque no soporta tanto peso como la tibia, tiene una función vital en la estabilización del tobillo y ayuda a mantener el equilibrio durante la postura y el movimiento.

Estos dos huesos están unidos por una membrana llamada sindesmosis, que les permite trabajar en conjunto para brindar soporte y movilidad. La conexión entre la tibia y el peroné es esencial para la integridad estructural de la pierna y para permitir una variedad de movimientos, desde caminar hasta correr y saltar.

Posibles Problemas y Complicaciones

Las fracturas en la pierna pueden causar varios problemas, como:

  • Pérdida de Sensación o Movimiento: Si un nervio llamado “nervio peroneo común” se daña, puede provocar pérdida de sensación en el pie o dificultades para moverlo.
  • Dificultad en la Curación: En algunos casos, los huesos pueden tardar mucho tiempo en sanar o incluso no sanar en absoluto. Esto se llama “unión tardía” o “no unión”.
  • Problemas Graves: En situaciones extremas, la pierna puede estar en peligro, especialmente si hay daño en los tejidos cercanos o en los vasos sanguíneos.

Qué Hacer si Sospechas una Fractura en la Pierna

Si crees que alguien tiene una fractura en la pierna, aquí hay algunas acciones importantes a tomar:

  • Busca Señales Visibles: Observa si la pierna está hinchada, con moretones o si la persona siente dolor al tocar ciertas áreas.
  • Inmoviliza la Pierna: Si ves una deformidad o sospechas una fractura, es crucial mantener la pierna quieta y no intentar enderezarla tú mismo.
  • Busca Ayuda Médica de Emergencia: Lleva a la persona al hospital o llama a una ambulancia. Por lo general, las fracturas en la pierna requieren atención médica profesional.

Recuerda: Siempre es esencial que un profesional de la salud evalúe y trate las fracturas en la pierna, ya que pueden ser complicadas y necesitan cuidados adecuados para una recuperación exitosa.

Para proporcionar la información se tomo como referencia la siguiente fuente, se las comparto en caso de que quieran profundizar mas en el tema: Tibia and Fibula Fracture Management in the ED: Practice Essentials, Epidemiology (medscape.com)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio